Inspiración

Espejos decorativos: juega con la luz y las formas

Mejora la experiencia diaria frente al espejo de baño con luces LED, sensores de presencia o lupas de aumento.

Los espejos decorativos son piezas imprescindibles en el espacio de baño. Y así como los inodoros, los grifos o las duchas han evolucionado para mejorar la higiene y contribuir a nuestro confort, los espejos también se adaptan a las nuevas exigencias con sensores de presencia para evitar el contacto con las manos o luces LED que permiten apreciar cada detalle con precisión.

Iridia

Gracias a su iluminación perimetral, Iridia multiplica la claridad del baño y genera un reflejo uniforme, sin brillos ni sombras. En formato rectangular, cuadrado o circular y en diferentes medidas, Iridia cuenta con un diseño versátil que se integra en cualquier espacio de baño aportando calidez y practicidad. Con tan solo pulsar un botón enciendes el contorno del espejo y si prefieres mayor intensidad, presiona por unos segundos más hasta conseguir el nivel deseado. Mediante otro botón activas la placa antivaho para desempañar el cristal sin dejar huellas. Y si se te olvida apagarla antes de irte, no te preocupes porque al cabo de una hora se desactiva de manera automática.

Prisma Confort

Si quieres agregar un plus de higiene en tu baño, decídete el modelo Prisma Confort con sensores de movimiento. Gracias a su tecnología Touchless es posible activar la luz LED superior, la luz ambiente inferior y la placa antivaho sin tocar ninguna superficie. En formato rectangular y disponible en siete medidas, Prisma Confort es una opción de gran valor estético y funcional.

Eidos

Para aprovechar al máximo ese interruptor que tienes en el cuarto de baño, nada mejor que un espejo que puedas conectar a la instalación eléctrica. Gracias a su luz LED superior, con Eidos consigues una imagen homogénea, sin la molestia de luces indirectas. En formato rectangular o cuadrado, encuentra hasta ocho medidas diferentes para integrar este espejo con luz a tu vida cotidiana.

Luna

En baños pequeños o en aseos de cortesía, el armario Luna no solo aporta sensación de amplitud sino que es una solución para el almacenaje. Este clásico reinventado cuenta con dos estantes interiores para mantener las cosas en orden y, además, su puerta batiente es un práctico espejo. De forma rectangular y disponible en dos tamaños, se acopla a cualquier espacio. También puedes optar por un formato vertical con lupa de aumento incorporada para ganar más precisión. Y si quieres mejorar las prestaciones de tu armario espejo añade un aplique LED superior de fácil instalación.