Inspiración

HAZ DE UNA COCINA INTEGRADA EL CENTRO DE TU HOGAR

Derribar paredes y configurar una cocina abierta al salón es una decisión acertada para ganar en amplitud, comodidad y libertad de movimiento.

Confortable, práctica y polivalente, la cocina integrada se convierte en el sitio favorito para reunirse en torno a las comidas, hacer una pausa del teletrabajo o seguir el hilo de las conversaciones del salón sin perderse nada. Porque los espacios más acogedores son aquellos que generan emociones intensas, en el mobiliario deben primar las ideas prácticas que nos permitan vivir y disfrutar este lugar de la casa. Con soluciones a medida, Roca Cocinas ofrece un amplio abanico de posibilidades para proyectar reformas singulares con barras americanas o islas capaces de interpretar el carácter del hogar.

Por muchos años

Al ser una zona de alto uso, la cocina abierta debe diseñarse con piezas de gran durabilidad que no se deformen con el paso del tiempo y que además, aseguren máxima resistencia. Laminados, lacados o de cristal orgánico, los muebles Roca están fabricados con materiales de primera calidad que mantienen sus prestaciones durante muchos años. Adicionalmente, las encimeras en madera aglomerada de alta presión (HPL) no acumulan humedades ni absorben manchas por lo que son superficies muy fáciles de limpiar que pueden lucir siempre impecables.

¿Isla o barra?

La cocina integrada al salón brinda múltiples opciones de configuración. Anclada a un tabique, la barra de desayuno puede sustituir al comedor y dotar de vitalidad el interiorismo. Como extensión de una encimera e, incluso, entre dos paredes, la barra americana multiplica la superficie de trabajo y, en configuraciones más amplias, la isla de cocina se convierte en punto neurálgico del hogar al incluir espacios de cocción o de aguas y despejar el resto de superficies.

Colores con efecto

En la planificación de una reforma de cocina es importante visualizar el espacio completo. Así, colores claros como el Blanco Polar en laminado liso brillo reflejan la luz y permiten generar una sensación de mayor amplitud. Los acabados que reproducen las vetas de la madera en laminados texturizados pueden dar continuidad a ambientes de más calidez. Si se trata de buscar contrastes entre cocina y salón, los lacados mate ofrecen opciones de gran intensidad como el Rojo Carmín. Quienes apuestan por una cocina negra, pueden decidirse por el Gris Carbón Brillo en muebles de cristal orgánico.

Atrás quedaron los tiempos en los que los fogones permanecían detrás de la puerta y la preparación de las comidas era un ritual reservado. Hoy, la cocina integrada se abre paso al salón sin ningún complejo y se fusiona con el resto de la casa dejando ver todos sus secretos.