Inspiración

COCINA MINIMALISTA, DELICADEZA Y SIMPLICIDAD SIN LÍMITES

Claves para una reforma de cocina en la que la luz y el blanco son los protagonistas.

Sofisticada, diáfana y apacible, la cocina minimalista elimina los ornamentos para dejar prevalecer las formas puras. Líneas limpias que mantienen la uniformidad visual y privilegian el orden para ganar en serenidad. Con raíces en la Escuela Bauhaus, el minimalismo tiene sus orígenes en la arquitectura alemana de principios del siglo XX y ha evolucionado hasta nuestros días dando prioridad a la elegancia de los materiales y a la simplicidad de los diseños.

El predominio del blanco

Por su capacidad de atraer la luz y dotar al ambiente de tranquilidad, el blanco es el color minimalista por excelencia. El mobiliario de cocina Roca permite crear diversos ambientes ‘Total White’ como los que combinan muebles en Cristal Orgánico Blanco Polar Brillo de extraordinaria luminosidad con encimeras con acabado Fénix Blanco Polar.

Espacios libres de obstáculos

Una cocina abierta favorece los espacios diáfanos. Sin tabiques que obstaculicen el paso, se consigue una mayor sensación de amplitud y se prioriza el diseño. Polivalente y funcional, la barra americana puede servir como límite con el salón mientras que, la isla de cocina o la península favorecen un área para la actividad de cocción, la zona de aguas o de trabajo.

Diseño uniforme

Laminados, lacados o en cristal orgánico, los frontales completamente lisos permiten destacar el blanco inmaculado combinando innovadoras y modernas texturas. Los cantos de PVC, en la misma tonalidad del mobiliario, aseguran que ningún ruido visual interfiere en el conjunto.

Tiradores ocultos

Disponibles en Acero inoxidable y en Negro, los tiradores en gola cuentan con un diseño que se integra sutilmente a los cajones para una máxima discreción. Otra solución para no romper la continuidad es optar por cajones y puertas sin tiradores que solo requieren una pequeña presión gracias al práctico sistema Push to Open.

Fieles a la filosofía del “menos es más”, quienes optan por una cocina minimalista se deciden además, por un clásico atemporal infalible: el que eleva la extrema simplicidad en las formas a icono de modernidad.